Una epidemia causada por una bacteria que devora la piel intriga a los médicos en Australia

Médicos en Australia pidieron a las autoridades de ese país una investigación urgente para entender por qué una úlcera causada por una bacteria que destruye la piel se ha vuelto epidémica en el estado de Victoria.

Los casos de úlcera de Buruli, una enfermedad dermatológica más comúnmente encontrada en África, han aumentado un 400% en los últimos cuatro años, dicen los expertos.

Las infecciones también han resultado ser más graves y se extendieron a nuevas áreas del país.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad es causada por Mycobacterium ulcerans, una bacteria que destruye los tejidos cutáneos.

“Suele comenzar con nódulos indoloros, generalmente en brazos y piernas. Los nódulos se convierten en grandes úlceras con una base amarilla blanquecina. Detectada tempranamente, la úlcera de Buruli se puede curar con combinaciones de antibióticos. Sin embargo, si no se diagnostica a tiempo, puede ocasionar desfiguraciones y discapacidad permanentes”, indica la OMC

Los médicos no saben cómo prevenir la enfermedad.

El estado de Victoria registró un récord de 275 nuevas infecciones el año pasado, lo que representa un aumento del 51% con respecto a 2016.

“Más severos”

El doctor Daniel O’Brien, especialista en enfermedades infecciosas, señala que los casos de la úlcera de Buruli se han vuelto “asombrosamente más comunes y más severos” en esa región.

Paisaje de Queensland
Image captionHace algunos años, las infecciones eran más comúnmente reportadas en áreas tropicales del estado de Queensland.

Y dijo que aún no se ha esclarecido por qué la úlcera, que comúnmente se encuentra en zonas tropicales, apareció en el clima templado de Victoria.

En un texto publicado en la revista médica especializada Medical Journal of Australialos médicos pidieron financiamiento del gobierno para investigar la enfermedad y sus causas.

“Nadie entiende lo que está sucediendo y lo que está provocando esta epidemia”, le señaló a la BBC O’Brien, coautor de la publicación.

“Podemos dar pistas, pero no una opinión definitiva. Es un misterio.”

El doctor dijo que algunas teorías vinculan factores como la lluvia, el tipo de suelo y la vida silvestre.

El año pasado, las autoridades encontraron vestigios de la bacteria en heces de zarigüeyas, un tipo de marsupial.

“El problema es que no tenemos tiempo para sentarnos y pontificar sobre eso – la epidemia alcanzó proporciones que asustan”, dijo.

Ocasional

Las úlceras son difíciles de tratar y los pacientes a menudo experimentan un período de recuperación entre seis y doce meses.

Muchos también necesitan someterse a una cirugía reconstructiva, agregó O’Brien.

El año pasado, cuando ya se advertía sobre el brote de la enfermedad, O’Brien explicó a la BBC que “la bacteria lentamente devora la piel y el tejido hasta que se recibe el tratamiento”.

Cuanto más tiempo se deja pasar, la situación empeora. Es una infección progresiva y destructiva”, indicó.

Las autoridades sanitarias de Victoria dicen que han gastado casi US$770.000 en investigaciones sobre la enfermedad y que iniciaron campañas educativas para aumentar la concientización sobre el problema.

Hasta hace algunos años, las infecciones eran más comúnmente reportadas en áreas tropicales del estado de Queensland y había casos reportados en otros estados, pero de manera ocasional.

La enfermedad es más frecuente en la zona rural de África Occidental, África Central, Nueva Guinea, América Latina y regiones tropicales de Asia.

En países en desarrollo, está asociada a las zonas húmedas. Sin embargo, en Australia, los casos se han reportado ampliamente en las regiones costeras.

Rayita

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

show_windycitizen_button( 'https://larealidadtverobles.com/2018/04/23/una-epidemia-causada-por-una-bacteria-que-devora-la-piel-intriga-a-los-medicos-en-australia/','Una epidemia causada por una bacteria que devora la piel intriga a los médicos en Australia','tall', );

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *